+34 918 833 606 comercial@macar.es

La comunicación es fundamental en cualquier negocio, y en el transporte de mercancías no es la excepción. Tener una comunicación constante entre todos los involucrados en el transporte de mercancías es fundamental para mejorar la eficiencia de las operaciones y garantizar que el cliente tengo un gran servicio. En este artículo te contaremos la importancia de la comunicación constante en el transporte de mercancías.

 

Garantiza la coordinación entre todos los involucrados

La comunicación constante en el transporte de mercancías garantiza la coordinación entre todos los involucrados, desde los proveedores hasta los clientes. Al estar todos constantemente informados de la situación en la que se encuentran, es mucho más fácil que se puedan evitar problemas sobre los tiempos de entrega, las rutas o cualquier otra incidencia que pueda surgir; pudiendo tomar soluciones lo más rápido posible.

Mantener al cliente informado sobre el estado de su pedido, anticipar posibles retrasos y ofrecer soluciones personalizadas aumenta la satisfacción y fideliza a los clientes. La comunicación constante facilita la coordinación entre los diferentes actores, evitando duplicidades de esfuerzo y optimizando el uso de recursos.

¿Sabes como hacer para tener una comunicación más efectiva? La utilización del Whatsapp es la mejor de las herramientas a día de hoy para la comunicación más directa. No obstante, también se deben de realizar reuniones de forma periódica para poder concretar sobre ciertos temas o si hay que hacer cambios de última hora.

 

Aumenta la eficiencia de las operaciones

La comunicación constante también puede aumentar la eficiencia de las operaciones de transporte de mercancías. Al mantener a todos informados sobre el estado de las entregas y los tiempos de llegada, se pueden programar los procesos de carga y descarga de manera más efectiva, lo que reduce el tiempo de espera y los costos de operación.

 

¿Cuáles son las principales ventajas de todo esto? 

En un mundo que va tan rápido; las entregas también deben de serlas, y muchas veces las incidencias son inevitables. Retrasos, daños en la carga, errores en la documentación, problemas climáticos… cualquier imprevisto puede generar un efecto dominó que afecte la cadena logística, haciendo que la satisfacción del cliente no sea la que espera.

Al mantener a los clientes informados sobre el estado de su mercancía y cualquier problema que pueda surgir, les da tranquilidad y confianza en el servicio. Que puedan conocer los clientes, que su entrega se va a realizar en unos días o que les va a llegar antes de tiempo son motivos por los que se quedan satisfechos con el servicio que tienen.

 

¡Consigue que la logística de tu empresa sea la mejor!